Historia ADEF

Con la fuerza de nuestra historia construimos el porvenir.

Es un orgullo poder celebrar un nuevo aniversario de la Asociación de Empleados de Farmacia. Son 104 años de ideas utópicas, de sortear dificultades, de tener voluntad de ser protagonistas, de un productivo y brillante proceso de crecimiento.

Un 13 de Abril de 1910, los gallegos Luis y Antonio Vidal, junto a otros audaces anarquistas,
López Martín, Daniel Blanco, Bartolomé Rodríguez y Albino Canosa fueron tan visionarios que fundaron el Centro de Auxiliares de Farmacia, y en 1920 se animan a publicar el periódico “La bastardilla”, que dirigía con toda maestría Don Paco, apodo de Don Francisco López Martín. Más adelante, se publicará el periódico “el Mortero”, de fuerte corte anarquista, con aportes socialistas y, con la aparición del compañero Antonio Ruíz Díaz, la inserción del comunismo, expresándose así la pluralidad de las distintas corrientes hasta llegar al año 1930, un poco antes de la caída de Don Hipólito Irigoyen, reunificándose varios sectores del gremio.

Para ese entonces, ya se había constituido el sindicato de empleados de Farmacia, Droguería y Afines en el año 1926, y se sumarán a la nueva gesta los idóneos y auxiliares, prácticos y otros grupos aislados muy representativos. Nuevamente, el 13 de abril de 1930, se crea la Asociación nacional de empleados de Farmacia, siendo electo presidente Francisco López Martin (Don Paco) y secretario general, Alberto Valle.

Estos compañeros, junto a visionarios como Manuel Gardella, Simón Papagno, Roberto Giorgi, Domingo Blade, Roberto Fierro, y Santiago Pallestrini; entre otros, acuerdan sacar una revista que aparecerá por primera vez en octubre de 1930.
En 1933, luego de una ardua lucha, se establece el sábado Inglés, y se fijan los turnos de farmacias con duración de una semana, de domingo a sábado corrido.

En 1934, una insólita resolución del Gobierno fraudulento de Agustín P. Justo prohíbe a los sindicatos utilizar el nombre nacional, debiendo utilizarse un nuevo nombre: en lugar de A.N.E.F., ahora será A.D.E.F., tal como continúa hasta nuestros días.
En 1936, los compañeros Jesús Castilla y Roberto Fierro son designados para participar en la Guerra Civil española, siendo destacados en Cataluña.

El gremio se había puesto de pie, y comenzó una tarea solidaria en la qua se producían  inyectables, jarabes, y otros medicamentos para enviarlos a España. Se lograron juntar fondos   suficientes, y se compró y envió una ambulancia. Fue toda una epopeya en la que participaron los trabajadores y varios dueños de Farmacias que, además, contribuían con dinero en efectivo.

Así avanza el Sindicato, y en la década del ´40 se crean los cursos de capacitación, en especial laboratorio, dictado por los mismos trabajadores afiliados.
En 1946, la llegada del Peronismo revolucionará realmente al país y el secretario General, en ese entonces compañero Jacobo Goldenscher, decide dejar el cargo para que se ocupen del gremio los compañeros peronistas. Fue electo el compañero Roberto Fierro, apareciendo con gran  predicamento en esa época Eduardo Vuletich, Agustín Margall, Carlos Varela, José “Pepe” Azcurra (en el 48), Emilio Nembrini, y Antonio Robles; entre otros. 

Así se llega a 1947, donde los compañeros logran el apoyo del ministro de Trabajo ramón Freyre, quien junto a la compañera evita, logran firmar el primer convenio, con aplicación hasta 60  kilómetros, y ya en 1948, el Convenio se extenderá a nivel nacional.
En ese mismo año, asume la Secretaría General el compañero Eduardo Vuletich, lográndose en 1949 la implementación de los títulos de Auxiliares de Farmacia a través de las universidades de todo el país. Ese mismo año se resuelve en Asamblea General adquirir la propiedad de la calle Rincón 1044 -actual domicilio del sindicato- que marca el comienzo una etapa importante de crecimiento.

Llegado el año 1952, será designado Secretario General de la C.G.T. nuestro compañero Eduardo Vuletich.
En 1955, el golpe militar de la revolución Fusiladora interviene todos los sindicatos y encarcela a más de tres mil dirigentes.
A partir de 1956-57, aparecerá nuestra Lista Blanca, encabezada por nuestro máximo líder Jorge Di Pascuale quien junto a los hermanos Vidal, Horacio Cinqualbres, Argentino Kazarian, Octavio Elois, “Pepe” Azcurra, Alfredo Ferraresi, Horacio Mujica, Antonio Amat, Oscar Colombo, Juan Noya, y otros lucharán en los comicios que convoca la intervención y, luego de tres elecciones ganadas por la Lista blanca, asume la conducción de nuestra querida ADEF.

De aquí en adelante, la historia de la Lista Blanca seguirá escribiendo otros capítulos brillantes de lucha, protagonismo, y crecimiento sostenido que harán de nuestra organización gremial un ejemplo de sindicalismo con valores y principios nacionales puestos al servicio de los intereses y sueños de los empleados de Farmacia.
Dirigentes como Di Pascuale, Ferraresi, Mujica, y Azcurra se mantuvieron durante décadas al frente de las reivindicaciones y aspiraciones de los trabajadores de Farmacia. esa participación, junto a otros integrantes de las consecutivas comisiones directivas, fueron forjando un estilo y una identidad que hoy es orgullo dentro del Movimiento Obrero Argentino.

Por eso hoy, otros dirigentes, jóvenes y preparados para las nuevas exigencias de este nuevo siglo encabezados por Víctor Carricarte, heredero y continuador de la línea histórica de nuestra organización, escriben en las páginas del libro de ADEF, las conquistas y las concreciones que diariamente se alcanzan con coherencia, trabajo y conducta sindical.